Probablemente alguna vez has pasado por una situación donde quieres defenderte de algo que a tu juicio parece injusto. Dada esta circunstancia, quizá hayas pensado en defenderte, pues es nuestra naturaleza. Sin embargo debes tener en cuenta que hay límites donde no puedes confundir la delgada línea de la legítima defensa y la que no lo es.

Para ello es necesario que entiendas el concepto general de la legítima defensa. Dado a que esto puede facilitarte una mejor ayuda para evitar problemas.

Información de cuando se puede aplicar el término de legítima defensa en un Juicio o proceso judicial en España.

¿Qué es la legítima defensa?

La legítima defensa es la excepción que se hace a una persona de responsabilidad penal si ésta se encarga de defenderse o de repeler una agresión ilegal de un tercero por sus propios medios.

Cabe resaltar que la legítima defensa puede variar según la legislación de cada país. Es decir, algunas acciones que tomes pueden ser legítimas en algún país y en otros no.

¿Cuáles son los requisitos para validarla?

A través de los requisitos de la legítima defensa podrás comprender hasta donde se considera este acto como tal.

Si sufres una agresión ilegítima: se considera una agresión ilegítima a aquella donde el agresor ataca sin razón suficiente a la víctima y donde atente con su integridad o inclusive su vida, obligando de esta forma a este a defenderse.

Tu defensa debe ser proporcional a la agresión: la defensa no puede ser mucho mayor a la agresión ilegítima que reciba la víctima. Es decir no se puede abusar de una defensa exagerada, esta solo debe ser suficiente para evitar o terminar la agresión.

Tiene que haber una provocación suficiente por parte del agresor: debe haber una agresión suficientemente grave para que el agredido se disponga a defenderse. En otras palabras no se puede por cualquier cosa ir devolviendo agresiones.

¿Por qué se puede usar este tipo de defensa?

Defenderse legítimamente no es un acto que se pueda considerar hacer a la ligera. El no saberlo realizar te puede acarrear muchos problemas y te puede llevar a ser tu quien actúe de forma ilegítima.

Si te encuentras en una situación donde no te sientes protegido por el estado. Tienes el derecho a defenderse siempre que esa defensa sea justificada por medio del respaldo jurídico del derecho.

¿Por qué puedo equivocarme al usarla?

Defenderte de otro que cometa un acto ilícito que te afecte a ti o alguien cercano puede resultar lógico, no obstante debes tener cuidado en las formas.

Puedes equivocarte si al querer defenderte tienes una reacción exagerada a una circunstancia que no amerite realices la legítima defensa. También puedes equivocarte al no tener en cuenta las regulaciones en cuanto a legítima defensa que establece tu país.

¿Cómo se justifica su uso?

La legítima defensa sólo es justificable si buscas proteger tus derechos, como tu integridad y tus bienes. Esto está enmarcado en cualquiera de las legislaciones de los países y el derecho internacional.

¿Cómo se regula?

El hecho de que la legítima defensa sea mal interpretada hace necesario su regulación. Es por ello que en el código penal de las legislaciones de cada país se regula según lo estipulan los artículos del mismo.

Por lo general este hecho se regula muy similar en cada país y sus requisitos para que sean considerados actos de legítima defensa son los mismos. Por ejemplo la agresión ilegítima y la protección de tu integridad y bienes de tu familia.

¿Cuáles son los tipos de legítima defensa?

La legítima defensa es un acto universal, sin embargo existen algunas diferencias en cuanto a su ejecución. Por ejemplo:

  • Personal: siempre que se cumpla con los requisitos antes mencionados, la legítima defensa propia responde a una agresión ilegítima.
  • Familiares: cuando se presenta un acto de agresión ilegítima contra familiares, y estos son indefensos ante esto. Tienes el derecho de defenderlos de forma legítima cumpliendo con los requisitos.
  • Otros: se puede defender a alguien ajeno a ti y tu familia. Siempre que éste sea incapaz o esté indefenso y a su vez sufre de agresión considerada ilegítima.
  • Privilegiada: este acto ocurre cuando existe ausencia de prueba que la sustenten. Sin embargo se debe mostrar lo consecuencia a la agresión ilegítima mediante los daños a tus bienes y tu integridad. También se considera legítima defensa privilegiada cuando se busca evitar delitos.

¿Cómo probar que existe legítima defensa?

Probablemente alguna vez has pasado por una situación donde quieres defenderte de algo que a tu juicio parece injusto.

Dada esta circunstancia quizá hayas pensado en defenderte, pues es nuestra naturaleza. Sin embargo debes tener en cuenta que hay límites donde no puedes confundir la delgada línea de la defensa que puede ser legítima y la que no.

Para ello es necesario que entiendas el concepto que hemos explicado en este articulo. Dado a que esto puede facilitarte una mejor ayuda para evitar problemas. Por otra parte, existen un gran numero de abogados especializados que pueden ayudarte gratuitamente en tu caso de legítima defensa si no tienes dinero para costearte un abogado de pago.

Acerca del autor

Beatriz Díaz Beltrán es abogada especializada en derecho de familia, actualmente presta sus servicios en la Comunidad de Madrid. Es colaboradora habitual de la plataforma web Catalogo Legal

RECIBIR INFORMACION