La Ley 36/2011: Todo lo que debes saber sobre la regulación de la jurisdicción social

Bienvenidos al blog Catálogo Legal. En este artículo vamos a adentrarnos en la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social. Descubre las implicaciones y aspectos más relevantes de esta normativa clave en el ámbito laboral. ¡No te lo pierdas! Ley 36/2011, de 10 de octubre

La Ley 36/2011: Todo lo que debes saber sobre la jurisdicción social en España.

La Ley 36/2011 establece las normas básicas para la jurisdicción social en España. Es importante destacar que esta ley es de gran relevancia ya que regula las relaciones laborales y los conflictos que pueden surgir en el ámbito del trabajo.

Esta ley garantiza los derechos de los trabajadores y establece las obligaciones tanto para los empleados como para los empleadores. Además, establece los procedimientos para resolver los conflictos laborales a través de la vía judicial.

Entre los aspectos más destacados de esta ley, se encuentra la creación de los juzgados de lo social , que son los encargados de conocer y resolver los asuntos relacionados con el ámbito laboral. Estos juzgados tienen la función de garantizar la protección de los derechos laborales y asegurar un proceso justo para todas las partes involucradas.

Asimismo, la Ley 36/2011 establece las competencias de los juzgados de lo social, que abarcan desde los despidos y las reclamaciones salariales hasta las sanciones disciplinarias y los accidentes laborales. De esta manera, se busca garantizar que todos los aspectos relacionados con el ámbito laboral sean tratados adecuadamente y conforme a la legalidad.

En conclusión, la Ley 36/2011 sobre la jurisdicción social en España es una normativa fundamental para regular las relaciones laborales y resolver los conflictos laborales. Esta ley otorga protección y garantías a los trabajadores, establece los procedimientos judiciales pertinentes y crea los juzgados de lo social como órganos encargados de las cuestiones laborales. Es importante estar familiarizado con esta ley para comprender nuestros derechos y obligaciones en el ámbito laboral.

¿Cuál es la disposición 71 de la Ley 36 de 2011?

La disposición 71 de la Ley 36 de 2011 establece lo siguiente: **”Las personas jurídicas pueden ser responsables penalmente de los delitos cometidos en su nombre o por cuenta de ellas, por sus representantes legales o por quienes actúen bajo su autoridad, siempre que se haya cometido el delito en beneficio directo o indirecto de la entidad. En estos casos, la responsabilidad penal de la persona jurídica se determinará de acuerdo con lo establecido en el Código Penal y demás leyes aplicables”.** Esta disposición es de suma importancia, ya que reconoce que las entidades legales pueden ser sujetos activos de delitos y, por tanto, serán objeto de sanciones penales si se comprueba su participación en la comisión de un hecho delictivo. Es fundamental que las empresas y organizaciones cumplan con todas las leyes y regulaciones aplicables, y establezcan medidas adecuadas para prevenir y detectar cualquier actividad ilícita.

¿Cuál es la definición de la Ley reguladora?

La **Ley reguladora** es aquella normativa que tiene como objetivo principal establecer y regular el funcionamiento, organización y alcance de una determinada materia o sector en un país o jurisdicción específica. Esta ley tiene la función de establecer las reglas y los procedimientos que deben seguirse para el cumplimiento de las disposiciones legales, así como las sanciones correspondientes en caso de incumplimiento.

La Ley reguladora se encarga de definir los derechos y obligaciones de las personas o entidades involucradas en la materia que regula, así como los límites y restricciones que estas deben respetar. Además, busca garantizar la protección de los intereses y derechos de los ciudadanos, asegurando la equidad, justicia y seguridad jurídica en el ámbito al que se aplica.

Es importante destacar que la Ley reguladora puede ser promulgada por el parlamento o el poder legislativo competente, siguiendo los procedimientos establecidos en la constitución o marco legal correspondiente. Depende del contexto y la materia a regular, existen leyes reguladoras en diversos campos como el financiero, medioambiental, laboral, sanitario, fiscal, entre otros.

En conclusión, la Ley reguladora juega un papel fundamental en el ordenamiento jurídico de cualquier país, ya que establece las pautas y criterios necesarios para el adecuado funcionamiento y desarrollo de una determinada materia, garantizando así el cumplimiento de los derechos y deberes de los diferentes actores involucrados.

¿Cuál es la función del juzgado de lo social?

El juzgado de lo social es un órgano judicial encargado de resolver conflictos laborales y de seguridad social. Su función principal es la resolución de los litigios relacionados con el ámbito laboral, incluyendo demandas individuales o colectivas entre empleados y empleadores.

El juzgado de lo social tiene competencia para:

Resolver despidos: Analiza la legalidad de los despidos realizados por las empresas y determina si son justificados o improcedentes.

Regularizacion de situaciones laborales: Decide sobre medidas como reconocimiento de derechos laborales, reclamaciones salariales, horarios de trabajo, régimen disciplinario, entre otros aspectos relacionados con el ámbito laboral.

Resolución de conflictos colectivos: Interviene en casos de huelgas, negociación colectiva y conflictos laborales entre sindicatos y empresas.

Reclamaciones y prestaciones de la seguridad social: Se encarga de resolver las controversias relacionadas con las prestaciones económicas y sociales proporcionadas por la seguridad social, como pensiones, prestaciones por desempleo, incapacidad temporal, entre otras.

Recursos contra resoluciones de la Inspección de Trabajo: Analiza las impugnaciones presentadas por las partes afectadas contra las resoluciones emitidas por la Inspección de Trabajo.

En resumen, el juzgado de lo social es un órgano clave en el sistema jurídico encargado de velar por la protección de los derechos laborales y decidir sobre los conflictos que surgen en el ámbito laboral y de la seguridad social.

¿Cuál es la estructura del orden jurisdiccional social?

El orden jurisdiccional social es uno de los seis ordenamientos que conforman la estructura judicial en España. Se encarga de resolver conflictos relacionados con el ámbito laboral y de Seguridad Social. Su función principal es garantizar la protección de los derechos laborales de los trabajadores y resolver las controversias que surjan en este ámbito.

El orden jurisdiccional social está compuesto por dos instancias:

1. **Juzgados de lo Social**: Son los tribunales de primera instancia encargados de conocer y resolver los asuntos relacionados con el ámbito laboral y de Seguridad Social. Aquí se tramitan, entre otros, asuntos como despidos, reclamaciones de cantidad, prestaciones por invalidez o incapacidad, expedientes de regulación de empleo, sanciones laborales, accidentes de trabajo, etc.

2. **Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia**: Son los tribunales de segunda instancia que resuelven los recursos de apelación o casación contra las sentencias dictadas por los Juzgados de lo Social. También tienen competencia para conocer de los conflictos colectivos y procedimientos especiales en materia laboral.

Además de estas dos instancias, también existen otros órganos especializados dentro del orden jurisdiccional social, como los **juzgados de lo mercantil especializados en temas laborales o los juzgados de lo contencioso-administrativo en materia de Seguridad Social**.

En resumen, el orden jurisdiccional social tiene como misión garantizar el cumplimiento de los derechos laborales y hacer justicia en el ámbito del trabajo y la Seguridad Social. Es fundamental para resolver los conflictos y controversias que se presentan en este ámbito, protegiendo a los trabajadores y promoviendo el equilibrio entre empleadores y empleados.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son los principios fundamentales establecidos en la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social?

La Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social establece varios principios fundamentales que rigen esta jurisdicción en España. Estos principios son:

1. Principio protector: La jurisdicción social tiene como objetivo principal proteger los derechos laborales y sociales de los trabajadores, asegurando condiciones justas y equitativas en el ámbito laboral.

2. Principio de oralidad y celeridad: Se busca agilizar los procedimientos judiciales a través de la oralidad, priorizando la inmediatez en la resolución de los conflictos laborales. Esto implica que las actuaciones y pruebas se realicen de forma oral y directa en las audiencias.

3. Principio de gratuidad: Se establece el acceso gratuito a la jurisdicción social, lo que significa que no se exige el pago de tasas o aranceles para presentar una demanda o recurrir una sentencia en este ámbito.

4. Principio de conciliación y mediación: Antes de llegar a juicio, se fomenta la solución extrajudicial de los conflictos laborales a través de la conciliación y mediación. Las partes son instadas a buscar un acuerdo por medio de la intervención de un mediador.

5. Principio de especialidad: La jurisdicción social se ocupa exclusivamente de los litigios relacionados con el ámbito laboral y de la Seguridad Social. Esto incluye asuntos como los despidos, los salarios, las prestaciones por desempleo, las enfermedades profesionales, entre otros.

6. Principio de tutela judicial efectiva: Se garantiza el derecho de las personas a obtener una respuesta judicial rápida y eficaz en la resolución de sus conflictos laborales, asegurando así la protección de sus derechos.

Estos principios fundamentales establecidos en la Ley 36/2011 son pilares clave que definen la actuación de la jurisdicción social en España.

¿Qué casos y situaciones son competencia de la jurisdicción social según esta ley?

La jurisdicción social es aquella encargada de resolver conflictos y situaciones relacionadas con el ámbito laboral y de la seguridad social. Según la ley, son competencia de esta jurisdicción los siguientes casos y situaciones:

1. **Despidos**: Todos los conflictos que surjan a raíz de un despido, ya sea por causas objetivas, disciplinarias o colectivas, se encuentran dentro de la competencia de la jurisdicción social.

2. **Relaciones laborales**: Cualquier conflicto que se genere entre empleadores y trabajadores en el ámbito de las relaciones laborales, como por ejemplo, cuestiones salariales, condiciones de trabajo, modificaciones contractuales, entre otros, también serán competencia de la jurisdicción social.

3. **Seguridad social**: Los casos relacionados con la seguridad social, tales como el acceso a prestaciones por enfermedad, invalidez, jubilación, accidentes de trabajo, entre otros, también serán resueltos por esta jurisdicción.

4. **Conflictos colectivos**: Cuando se producen conflictos entre los representantes de los trabajadores y los empleadores, como huelgas, negociaciones colectivas, modificaciones de convenios colectivos, entre otros, corresponde a la jurisdicción social su resolución.

5. **Reclamaciones de cantidad**: Si existen discrepancias entre empleadores y trabajadores en cuanto al pago de salarios, indemnizaciones, horas extras u otras cantidades adeudadas, esta jurisdicción será la encargada de resolver dichos conflictos.

En resumen, la jurisdicción social es competente para conocer y resolver todos los casos y situaciones relacionados con el ámbito laboral y de la seguridad social, que incluyen despidos, relaciones laborales, seguridad social, conflictos colectivos y reclamaciones de cantidad.

¿Cuál es el procedimiento que se sigue en la jurisdicción social y cuáles son las partes involucradas en el mismo?

El procedimiento que se sigue en la jurisdicción social, en el contexto legal, se rige por las normas establecidas en la Ley de Procedimiento Laboral. Este procedimiento está diseñado para resolver conflictos y litigios relacionados con las relaciones laborales y la seguridad social.

Las partes involucradas en el procedimiento de la jurisdicción social son:

1. Demandante: Es aquella persona o entidad que inicia el proceso presentando una demanda ante el Juzgado de lo Social. Puede ser un trabajador, un sindicato o incluso un órgano de la administración pública.

2. Demandado: Es aquel a quien se dirige la demanda. En la mayoría de los casos, es el empleador o la empresa con la que el trabajador tiene una relación laboral.

3. Juzgado de lo Social: Es el órgano judicial encargado de resolver los conflictos laborales. Está conformado por un juez y, en algunos casos, también puede haber magistrados especializados en temas laborales.

4. Ministerio Fiscal: En ciertos procedimientos de la jurisdicción social, el Ministerio Fiscal puede intervenir actuando como representante del interés público.

5. Testigos y peritos: Durante el procedimiento, tanto el demandante como el demandado pueden presentar testigos para respaldar sus alegaciones. Además, pueden designar peritos para que emitan un informe técnico o científico sobre algún aspecto relevante para el caso.

En resumen, en el procedimiento de la jurisdicción social están implicados el demandante, el demandado, el juzgado de lo social, el Ministerio Fiscal y, en algunos casos, testigos y peritos. Cada una de estas partes juega un papel importante en la resolución de los conflictos laborales y la protección de los derechos de las personas involucradas.

Acerca del autor

Beatriz Díaz Beltrán es abogada especializada en derecho de familia, actualmente presta sus servicios en la Comunidad de Madrid. Es colaboradora habitual de la plataforma web Catalogo Legal

RECIBIR INFORMACION